viernes, 12 de diciembre de 2014

BILLETES DE 1 MIL PESOS, SON LOS NUEVOS DE $500




Imagen: Sipse.com
En octubre pasado luego de no haber visto durante meses –o quizás años, circular una moneda de 20 pesos, en octubre recibí en una sola semana, varias de ellas en diferentes lugares y momentos. No dudé nunca en aceptarlas porque sabía que, aunque rara vez eran vistas, no habían sido desmonetizadas, por lo que tenían que conservar su valor facial. Sí me topé con que la primera reacción de las personas que recibieron de mí dichas monedas, era de cierto desconcierto, y en un caso sí de plano, me la rechazaron. Sin embargo, el hecho mismo de que comenzara desde entonces a verlas circular con extraordinaria regularidad, me llamó la atención.

Fue entonces que me di cuenta que coincidentemente, había ya anuncios de Banco de México (Banxico) en diversos medios de comunicación, en los cuales se enfatizaba que tanto las monedas de 20, como los billetes de 1 mil pesos, debían ser recibidos y usados en cualquier transacción. Esto claro, tomando en consideración todos los elementos de seguridad con que cuentan. Decidí entones solicitar información al Instituto Central para conocer su versión del por qué habían decidido emprender una campaña de aceptación de estas monedas y billetes. La respuesta arrojó revelaciones interesantes. Por ejemplo, la autoridad monetaria asegura que ha recibido múltiples quejas por la no aceptación de las monedas de 20 y los billetes de 1 mil pesos, y que además, detectó en sus estudios cuantitativos periódicos, que solo un muy bajo porcentaje de la población los ha usado. En el caso de las monedas de 20, el 32 por ciento, y en el de los billetes de mil solo el 14.5 por ciento.

Como es obvio, Banxico tiene interés en promover el uso de estos billetes y monedas de denominaciones más altas a lo que hasta ahora estamos acostumbrados. Detrás, hay una razón de fondo que el banco central quiere hacer como si no existiera: nuestra crónica enfermedad inflacionaria.

Para comprobarlo basta con echar un vistazo al Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) que publica el INEGI. Usando este, se puede estimar que los billetes de 1 mil pesos –que comenzaron a circular en octubre de 2001, de entonces a noviembre pasado habían perdido ya el 42.16 por ciento de su poder adquisitivo. Es decir, esos mil pesos de hoy equivalen a unos 578 pesos de entonces. Por eso podemos decir que los billetes de mil pesos, son los nuevos de $500. Dado que con 500 pesos actuales solo se compra el equivalente a 289 pesos de 2001, Banxico se vio en la necesidad de promover la aceptación de los billetes de mil, pues con $500 ya alcanza para comprar muy poco.
Las mismas proporciones de pérdida de valor, por supuesto, aplican para las monedas de 20 pesos, que son las nuevas de $10. Así que váyase acostumbrando.

En el fondo, la inflación es la misma causa de que las monedas “amarillas” de 50 centavos, más grandes (22 mm. de diámetro) y de aleación de bronce- aluminio (92% cobre, 6% aluminio y 2% níquel), estén en peligro de extinción en las manos del público. Esto porque se aproximaron a su “punto de fusión”, que es aquel después del cual conviene más retirar la moneda y fundirla por el valor de su contenido metálico, que por su valor facial. Esas monedas fueron sustituidas por otras que para Banxico tienen un costo mucho menor, pues son más pequeñas (solo de 17 mm. de diámetro) y de acero inoxidable. Lo mismo puede decirse de las viejas monedas amarillas de 20 centavos, y las de 10 y 5, que para fines prácticos ya no se usan.

Así que Banxico, que tiene la obligación de procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda, no ha hecho bien su papel en todos estos años. A pesar de que lo políticamente correcto sea hablar de que en lo que va del siglo ha habido una supuesta inflación “moderada”, la realidad es muy distinta. Sí, ha sido moderada en términos relativos, sobre todo si se le compara con las hiperinflaciones de los 80s de hasta 180 por ciento anual; o de los 90s, de más de 50 por ciento anual, pero eso no es ningún consuelo. Al contrario, preocupa que ahora bajo el gobierno de Agustín Carstens, nuestro banco central se vea más preocupado por “estimular” el crecimiento bajando las tasas de interés que por vigilar con ojo de halcón el alza de precios.


En lugar de respaldar la mala decisión intervencionista del gobierno Federal para “contener” la subida del dólar, o lo que es lo mismo, la devaluación del peso, Banxico debería subir ya, y pronto, su objetivo de tasa de interés interbancaria a un día. No olvidemos que la inflación a noviembre de este año (4.17%) se mantiene por arriba de su tope autoimpuesto de 4 por ciento anual desde julio pasado. Ahorro y no más gasto excesivo es lo que necesita la economía, ese es el mensaje subliminal de la inflación. Dejar de aniquilar a los ahorradores debe ser prioritario para el banco central.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

“MANO NEGRA” EN EL MERCADO CAMBIARIO




Imagen: Wikipedia
Esta semana se anunció casi como “gran decisión” de parte de la Comisión de Cambios, que intervendrá en el mercado de divisas. Como sabe esta medida vigente desde ayer, consiste en subastar 200 millones de dólares diarios si el peso cae al menos 1.5 por ciento entre sesiones. La decisión aunque con matices, fue aplaudida por senadores del PRD, PAN y PRI como Miguel Barbosa, Ernesto Cordero y José Yunes. Pese a los discursos y los buenos deseos, lo cierto es que este consenso apresurado se debe a la creencia lopezportillista de que hay que defender al peso. Esto, es síntoma de una enfermedad económica que, debemos reconocer, no es exclusiva de México: el intervencionismo estatal.

Este verdadero cáncer económico, y no el capitalismo de mercado libre –que no hemos tenido en el país, es responsable de que por más políticas que se intentan sexenio tras sexenio, nada funcione para sacarnos del atraso. De seguir así, México seguirá condenado.

Peor aún es que la medida de meter “mano negra” al tipo de cambio se presenta en un contexto político en el que las decisiones de gobierno se están tomando dando palos de ciego.

Por ejemplo, hace unos meses el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, se había comprometido a no hacer más ajustes a los impuestos durante el sexenio. Lo que creyó sería visto como un signo de certeza, fue motivo de preocupación para los empresarios: sin cambios, quiere decir que tampoco van a bajar. Pero hace unos días, Videgaray dijo que no están cerrados a bajar la carga impositiva en 2016 si es que “las condiciones lo permiten”. Para ser claros, con el rumbo que lleva el país, es muy poco probable que esta situación se presente. Otra pésima señal para los inversionistas.

Una muestra más son las tres Zonas Económicas Especiales que el presidente quiere establecer en el Sur del país. En este espacio explicamos ya los motivos por los cuales esta ocurrencia sacada de la manga puede terminar convirtiendo esas zonas en auténticos elefantes blancos, que no compensarían los costos en que incurriríamos para crearlas.

Nuestros funcionarios deberían ser más cuidadosos a la hora de hacer declaraciones, pues evidencian que son vacilantes.

De vuelta al tema cambiario, conviene recordar que apenas el 1 de diciembre pasado, Videgaray decía que el mercado funcionaba “con liquidez y orden”, por lo que no veía necesidad de llevar a cabo una intervención. Una semana después –y tras apenas una depreciación de 3 por ciento, la Comisión de Cambios hizo su anuncio. Pero no se vale que haya libertad en el mercado de divisas solo cuando el peso se aprecia y se argumenta que es gracias a los “sólidos fundamentos de la economía mexicana”. Bajo esa lógica oficial, la devaluación del peso sería ahora un signo de desconfianza, pero no, ahora culpan a la “volatilidad” en los mercados financieros. La realidad es que solo esto último es cierto, pues la impresión masiva de billetes que están haciendo los mayores bancos centrales del orbe ha provocado una liquidez que está inflando burbujas financieras por doquier. Así que mentían al atribuir el súper peso a nuestra solidez económica.

Más que intentar moderar la devaluación de nuestra moneda, Hacienda debería de dejar de influir en el mercado. La cura para un dólar caro, es un dólar caro. Si los participantes consideran que el peso está subvaluado, comenzarán a vender sus billetes verdes y comprar pesos, y el tipo de cambio bajaría. Oferta y demanda en plena operación. Manipular el mercado de divisas es tergiversar el mensaje que este debe mandar a los inversores. Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, dice que el peso podría fortalecerse en 2015. Puede ser. Pero eso lo debe decidir el mercado. El peso no se defiende subastando dólares, sino fortaleciendo la economía con libertad, no más intervencionismo.

El problema de tener un Estado intervencionista, es que el gobierno y el banco central quieren asumir la responsabilidad de la conducción económica y ello, solo puede terminar en desastre. Sus manipulaciones no hacen ningún bien, pero sí en cambio mucho mal. No son inocuas. La responsabilidad del nivel “adecuado” de tipo de cambio no debe ser asumida por la decisión política de un grupo de notables. Dejen que los mercados trabajen. Después de todo, ellos siempre se imponen por la buena o por la mala. No hay que meterse con fuerzas tan poderosas. Tal acción, nunca queda sin castigo y México, lo sabe de sobra.

lunes, 8 de diciembre de 2014

ASÍ ABANDONA EL ORO LA RESERVA FEDERAL DE NUEVA YORK




Las reservas de oro físico extranjero bajo custodia en Estados Unidos, siguen reduciéndose. Aquí le informé el mes pasado que el Banco de Países Bajos (DNB por sus siglas en neerlandés) anunció la repatriación a Ámsterdam de 122.5 toneladas de oro desde Nueva York (NY). Asimismo, con oportunidad le informamos también que, pese a que el Bundesbank (Buba) anunció en 2013 un plan de repatriación de un total de 300 tons. también desde la Reserva Federal (Fed) de NY, sólo había obtenido cinco ese año. Esto queda evidenciado en las imágenes que aquí le presentamos.

Gracias a estos gráficos actualizados del portal Sharelynx.com, podemos observar la cantidad y los meses en que el oro fue saliendo de las bóvedas americanas mes con mes. No sabemos por qué razón –tal vez por seguridad, pero la estrategia del DNB fue la de ir retirando de enero a octubre –excepto en marzo, diferentes cantidades de oro hasta llegar al acumulado de 122.5 tons. El retiro de octubre por más de 40 tons., fue el más alto de los últimos 13 años. El gráfico muestra en la parte superior las toneladas de oro asignado (earmarked), es decir, en el formato bajo el cual el legítimo propietario de los lingotes sabe el número de serie, peso y pureza de cada barra. En la parte inferior aparece en rojo el monto de retiro mensual (continúa después de la imagen).

clic para ampliar

En teoría, antes de que termine el año deberían retiros adicionales debido a la insistencia oficial del Bundesbank (Buba) de Alemania en que todavía están “a tiempo” para cumplir con el programa de repatriación programado. Esto lo aseguró en julio Carl-Ludwig Thiele, miembro del consejo del Buba. Aquí nos mantenemos escépticos porque las presiones diplomáticas continúan para que siga retrasando sus planes de llevar su oro a casa. En los meses siguientes le actualizaremos el dato de retiro, pero es un hecho que la tendencia hacia el reclamo del oro se mantendrá a nivel internacional, por la debilidad económica global y la desconfianza de fondo en el dólar.

Como sabe, el referéndum del oro Suizo fracasó en noviembre, pero el movimiento por llevar a territorio nacional los lingotes de cada país, continuará. La oposición en Francia, encabezada por la derechista Marine Le Pen, está haciendo lo propio pero no es la única.
Koos Jansen, de Bullionstar.com, informa que ahora es Bélgica la que estudia reclamar su oro. Por televisión, VTM-nieuws reportó que el banco central belga les confirmó su “investigación” para repatriar todas sus reservas.

Ahora bien, de la revisión del gráfico siguiente, se desprende que la repatriación de oro no es un hecho novedoso, pues se mantuvo como una constante de 1960 a 2000. La gráfica presenta también el histórico del precio de la onza de oro (línea negra). En azul aparecen las reservas oficiales de oro de Estados Unidos; en verde, las de oro asignado en la Fed propiedad de extranjeros (continúa después de la imagen).

clic para ampliar

Lo que llama la atención en todo caso es que desde 2001, las tenencias de oro extranjero en la Fed se hayan estabilizado, prácticamente dejaron de salir. Y es curioso porque 2001 es justo el mismo año en que comenzó el actual mercado alcista mayor del precio del oro. ¿Será que en anticipación de lo que venía, la diplomacia americana comenzó a operar para que ya no se sacara más lingotes de sus bóvedas? No lo sabemos. Lo que sí, es que las casualidades en el mundo de la política y la economía, no existen.

Desde entonces, sólo 2007 y 2008 habían visto un descenso considerable, pues en total, en esos dos años partieron de NY 400 tons. Pero ¿por qué hay que observar con cuidado la nueva aceleración de los retiros iniciada en 2014? Porque en la década de los ’60 del siglo pasado, un desplome de 20 por ciento en las tenencias áureas totales (americanas y extranjeras) de la Fed fue suficiente para que Estados Unidos cerrara la ventanilla de convertibilidad de dólares por metal precioso, con lo que por desgracia se firmó el acta de defunción del patrón oro. En la gráfica ese momento se señala con una línea vertical en 1971 (End of Bretton Woods). Dicho de otro modo, los americanos cayeron en un impago (default) que nunca admitieron como tal. Que nadie lo dude, esta vez harán lo mismo si las repatriaciones continúan. Tarde o temprano se negarán a entregar las barras, por lo que todo país con reservas ahí, debería retirarlas pronto o podrían perderlas y ser liquidados en dólares de papel.

Estados Unidos y su dólar viven un momento de auge de corto plazo pero no puede durar. Este rebote ha sido posible porque otras partes del mundo están peor, y en todo caso lo logró a base de expansión monetaria, del gasto público y de su endeudamiento. Cuando ese “combustible” se les acabe será un desastre, y más valdrá tener el oro tan cerca como sea posible. Aún es tiempo.

jueves, 4 de diciembre de 2014

ELEFANTES BLANCOS: EL RIESGO DE LAS ZONAS ECONÓMICAS ESPECIALES MEXICANAS




Imagen: Wikipedia
La idea de las nuevas Zonas Económicas Especiales (ZEE) que propuso el presidente Enrique Peña Nieto la semana pasada, para desarrollar Guerrero, Oaxaca y Chiapas, los estados más atrasados del país, en sus intenciones es buena, pero de alcances muy limitados y con varios riesgos. Se supone que de lo que se trata es de seguir el ejemplo de China –y otros países, que gracias a este tipo de áreas con condiciones preferentes en infraestructura, impuestos y reglamentación favorable, logró ir abriendo y desarrollando paso a paso su economía a partir de reformas puertas en marcha en 1978. Hoy, 36 años después, los chinos tienen ya la economía más grande del mundo medida por paridad de poder de compra.

Pero México no es China ni la historia es destino. De manera que un proyecto como este aunque puede funcionar, no es de ninguna manera garantía de éxito, y en todo caso, no depende de una decisión u opinión gubernamental. Ojalá el Ejecutivo tuviera la facultad de decretar lo que será económicamente exitoso, pero no es así. Las circunstancias del país, sobre todo en el marco del TLCAN, nos deben poner a dudar.

Las tres ZEE de México estarían en los municipios colindantes con el puerto de Lázaro Cárdenas, Mich., el corredor industrial interoceánico del Istmo de Tehuantepec y Puerto Chiapas. Pero a pesar de los buenos deseos, existe el riesgo de que las ZEE se conviertan en grandes elefantes blancos. En vez de que sea el mercado, o mejor dicho, los agentes económicos los que de manera libre decidan dónde se asentarán las inversiones viables y en consecuencia la infraestructura requerida, se pretende orientarlas por voluntad oficial con base en un juicio de valor: “hace falta desarrollar al Sur”. De eso no hay ninguna duda, pero el Ejecutivo es por completo incapaz de hacer esto por decreto. No se deben confundir causas con efectos en economía. Si para una empresa o proyecto resulta rentable instalarse en algún sitio, así lo hará, y es ahí donde debe llegar la infraestructura que demandan. Si en cambio para los empresarios no resulta rentable, así les ofrezcan cero impuestos nunca pondrán ni la primera piedra en las ZEE. Si esto último ocurre a gran escala, como es probable, el gasto que se haya hecho en ellas para carreteras, gasoductos, instalaciones, o lo que sea, habría sido un recurso tirado a la basura.

Ahora, del discurso presidencial –que afirmó que será hasta febrero cuando presenten la iniciativa al Congreso, así como de las diversas entrevistas en las que se ha escuchado al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, se desprende que más parece una propuesta sacada de la manga que una decisión bien pensada. Y es que cuando se le pregunta a Videgaray que de dónde saldrán los recursos para las ZEE, asegura que ya todo está incluido en el Presupuestos de Egresos 2015 (PEF), dentro del Plan Nacional de Infraestructura. Que nadie lo dude. Si el concepto de las ZEE ya lo hubiesen tenido siquiera contemplado, contarían hoy con una iniciativa acabada o cuando menos en discusión. Esto apenas va a comenzar a hacerse. En realidad, fue una ocurrencia en el contexto del descontento, en particular de los estados del Sur, luego de la tragedia de los normalistas de Ayotzinapa.

Ahora bien, este analista ha tenido acceso a una iniciativa similar para expedir la “Ley de Zonas Económicas Estratégicas”, promovida por senadores del PRD, PAN y PVEM. La propuesta, próxima a presentarse, es de alcances mayores que la del Ejecutivo, pues permitiría a entidades públicas o privadas solicitar el establecimiento, operación y mantenimiento de estas Zonas en territorio nacional. Cualquier municipio o grupo de estos podría solicitar constituirse como tal ante una Comisión reguladora, siempre que cumpla con los requisitos. Sin duda, esta iniciativa tiene más sentido y denota una mejor comprensión del problema económico mexicano. No obstante, también se queda corta.

Lo que México necesita lo resumió muy bien Arturo Damm hace unos días: “En vez de ZEE receptoras de privilegios, lo que necesitamos es un País Económicamente Especial”. Coincidimos. Si por ejemplo, ventajas como las planteadas por la iniciativa de los senadores de una tasa de Impuesto Sobre la Renta de máximo 12% para personas físicas y 16% para personas morales se aplicara en todo el país, se tendría un incentivo mucho mayor y general para beneficio de los mexicanos, no solo de determinadas áreas, o de tres como quiere el presidente. A final de cuentas los propios estados sureños saldrían muy beneficiados.

Claro que bajar los impuestos de manera muy importante sería sólo el primer paso, y para que siquiera se pudiera pensar en ello, se tendría que empezar por recortar en gran medida el gasto gubernamental. Esto es algo que les duele demasiado a nuestros políticos, que a pesar de los pésimos resultados, siguen teniendo fe en que su gasto deficitario “estimula” el crecimiento económico, y de paso, les ayuda a comprar votos. Mal hecho.

Así que ¡cuidado con las ZEE! Si queremos catapultar a México hace falta mucha acumulación de capital nacional y atracción de externo. Convirtámonos en un país capitalista auténtico para desarrollarnos como tal. No hay medias tintas ni economías "mixtas". Necesitamos más empresarios y menos planificación gubernamental. Evitemos que las ocurrencias con buenas intenciones, terminen saliéndonos muy caro, como hasta ahora.

martes, 2 de diciembre de 2014

GOBERNADORA DEL BNU, AL BANQUILLO POR RESERVAS DE ORO




Imagen: Interfax
Una corte de Kiev ha ordenado a la fiscalía que presente cargos por “abuso de poder” y “mal uso del puesto” para obtener beneficios ilícitos, contra la gobernadora del Banco Nacional de Ucrania (BNU), Valery Gontareva. Esta noticia la dio a conocer la agencia Interfax- Ukraine, que citó información del diario Vesti. El antecedente claro es la admisión de la funcionaria de que el oro de las reservas ucranias, ya no está en sus bóvedas. Se esfumó.

El demandante es el abogado Rostyslav Kravets, quien confirmó la información a través de su cuenta de Facebook, y señaló que la decisión fue tomada por la corte después de tres intentos, pues en noviembre pasado, los fiscales se negaron a emprender la acción. La decisión fue tomada este lunes, y ahora la fiscalía tendrá que iniciar las investigaciones por violación al Artículo 364 del Código Criminal de Ucrania.

Los cargos contra Gontareva incluyen intervenciones en el mercado de divisas en agosto de este año, en las que según la demanda, el BNU perdió 19 kopeks (centavos) de grivna –la  divisa ucrania– por dólar.  Asimismo, Kravets reclama que la gobernadora “ha cometido intencionalmente una transacción muy desfavorable para las reservas de oro y divisas de Ucrania, a pesar del hecho de que bajo la Constitución de Ucrania, es el Banco Central el que está a cargo del mantenimiento de las reservas de oro del país.”

De manera que más que solo referirse a malas operaciones en el mercado de divisas, parece que el descontento está también enfocado contra el saqueo de las reservas de oro de su país.

Conviene que recordemos que aquí le informamos que la misma Gontareva en declaraciones televisivas durante noviembre, dijo que en las bóvedas del BNU ya solo quedaba el 1 por ciento de las reservas de divisas totales, en oro físico. De acuerdo con nuestros cálculos, eso implica solo un poco más de 3 toneladas. El resto de los lingotes que se encontraba en el país –18 tons., habría sido primero saqueado y trasladado en secreto a la Reserva Federal de Nueva York, y más tarde, vendido casi en su totalidad. Seguro que los sumisos líderes ucranianos pensaron que esto pasaría desapercibido para los ciudadanos, pero la demanda contra Gontareva, evidencia que no es así.

Y es que el BNU, aunque en el teoría todavía cuenta con 26 toneladas de oro en reservas, 23 de ellas están solo en papel (certificados), que acredita la supuesta posesión de lingotes pero que se encuentran bajo custodia extranjera. La debilidad financiera y monetaria de Ucrania es tal, que ha venido agotando sus reservas de divisas desde mayo, que a partir de ese mes, se han desplomado 30 por ciento. No podrán seguir dilapidando sus reservas a ese ritmo por mucho tiempo.

En fin, que sólo el tiempo nos dirá si esta acción legal contra Gontareva prospera, pero el simple hecho de que exista y haya procedido, ya dice mucho.

En este sentido, ayer el portal Capital.ua informó que la directora del Departamento General de Política Monetaria del BNU, Olena Shcherbakova, acaba de renunciar. Es evidente pues que el barco monetario ucraniano se está hundiendo, y pronto veremos si esto es un síntoma de algo más grande: el resquebrajamiento del régimen pro-occidental de Kiev.

Como sea, lo cierto es que hay señales de que cada día más gente comienza a oponerse de frente a las autoridades ucranias, y si esta tendencia continúa, será cuestión de tiempo para que los nacionalistas encuentren serias dificultades para mantenerse en el poder, aun con el apoyo de Washington. El peor de los escenarios para Ucrania, el de perder para siempre las regiones del Este, es más probable que nunca.

La moraleja de la historia se repite: aquellos dispuestos como Ucrania a someterse a los intereses de Occidente bajo la falsa promesa de “libertad”, corren un serio riesgo de ser saqueados, utilizados, vencidos y de quedar en la ruina. Dejarse seducir por el canto de sirena del “Tío SAM”, es siempre una mala idea.

lunes, 1 de diciembre de 2014

FRACASA REFERÉNDUM SUIZO, ¡PERO SE DISPARA ESCASEZ DE ORO!




Ayer se celebró el referéndum suizo para votar la iniciativa conocida como “Salvemos Nuestro Oro”. Con ella se pretendía incrementar las reservas áureas del Banco Nacional Suizo (SNB, por sus siglas en inglés) a 20 por ciento del total, detener sus ventas del metal precioso y repatriar todos los lingotes que se mantienen bajo custodia en el extranjero. Sin embargo, la votación fue de forma abrumadora por el “No”.

Según reportes oficiales, el resultado fue de 77 por ciento en contra y 23 por ciento a favor. La campaña de miedo que emprendieron desde el gobierno, el parlamento y el banco central, tuvo los resultados esperados. Una pena. Si bien la propuesta no era ideal, no tener su oro en casa no los hace más fuertes, pero sí los hunde en la misma espiral europea y americana de impresión monetaria y destrucción de capital.

Este rechazo se ha convertido así en la declaratoria oficial de que el otrora prestigio monetario y financiero intachable de Suiza, se ha perdido quizá para siempre. Como epitafio del honor caído, quedarán las palabras de celebración de la ministra de Finanzas, Eveline Widmer-Schlumpf, quien dijo que “el banco central es libre de perseguir su política de tipo de cambio mínimo”, es decir, de devaluar sin topes al franco, y que “el oro no tiene el mismo significado que tenía hace 50 o 60 años.” Grave error.

Las palabras de Widmer-Schlumpf llegan en un momento en que los bancos centrales a escala global continúan siendo compradores netos de oro. Este hecho más la abrumadora demanda física del metal sobre todo en Asia, niega por completo la versión de que el oro no tiene la misma importancia de antaño.

Los funcionarios suizos actuaron como perfectos lacayos del sistema monetario basado en el dólar estadounidense, pues del lado de los opositores –donde Rusia y China son los protagonistas, se siguen preparando para el colapso de ese viciado sistema con compras masivas de oro. Otros aliados de Estados Unidos, como Holanda, pese a que aún mantienen cierta confianza en los americanos, prefieren no hacerlo del todo. Por eso transportaron en secreto a Ámsterdam 122.5 tons. de oro desde NY.

Ahora, el fracaso del referéndum suizo ya lo habíamos previsto en este espacio. Pese a ello, dijimos que sin importar lo que allá sucediera, el gran movimiento mundial por el oro seguirá avanzando. La demanda física se mantiene en niveles históricos y le traemos pruebas de ello.

Las lecturas más recientes de Base y Cobase del oro (y la plata) indican una condición de escasez (backwardation) en el mercado, que subió como cohete los últimos días de noviembre a un máximo no visto desde 2008.

Existe backwardation cuando el precio al contado (spot) es más alto que el del contrato de futuros más activo. Lo normal es que sea al revés. Debido a eso, la Base –diferencia entre el precio futuro y el spot, debe ser positiva; la Cobase –diferencia entre el precio spot y el futuro, negativa. Cuando la curva se invierte y tenemos base negativa y cobase positiva, existe backwardation. Esta nos dice que hay “escasez” de oferta de oro y plata para una fuerte demanda física. Por eso quien los quiera entregados hoy, deberá pagar un sobreprecio que hace que la cotización con entrega futura se abarate.

Las gráficas siguientes –cortesía de Sandeep Jaitly de Feketeresearch.com, nos ilustran lo que está sucediendo. Los contratos de futuros con vencimiento en diciembre y febrero en el caso del oro (gold), están juntos en backwardation, es decir tienen Cobase positiva (líneas rojas) y Base negativa (líneas azules). Lo mismo la plata (silver) para los contratos de diciembre y enero.

clic para ampliar

Lo mismo está ocurriendo en la otra capital del mercado del oro, pues en la Asociación del Mercado de Lingotes de Londres (LBMA, por sus siglas en inglés), las tasas GOFO (Gold Forward Offered Rates) a uno, tres y seis meses están también en terreno negativo (backwardation). Estos tipos son aquellos bajo los cuales dos agentes del mercado convienen un préstamo de oro en un swap (intercambio) contra dólares estadounidenses. Normalmente quien pide el préstamo de billetes verdes contra su oro paga un interés, pero cuando la tasa es negativa indica que es quien entrega el oro el que recibe el interés por prestar su metal. El desesperado que paga con tal que le presten oro lo hace porque le permite comerciar con él y obtener una rentabilidad. Un signo claro de exceso de demanda física y baja oferta (continúa después del gráfico).



Este escenario se presenta mientras los precios del oro se siguen cayendo. Esta aparente contradicción nos lleva a evidenciar la manipulación de las cotizaciones desde el mercado de papel (futuros y forwards), pues la lógica nos dice que ante una demanda tan alta de oro físico, el precio debería estar subiendo, no desplomándose. Es claro el interés del Establishment por generar una idea de que a pesar de sus endebles cimientos, su divisa es un “súper dólar”.


Muchos pueden caer en la trampa de que el camino de la recuperación de la economía estadounidense, y de otras que dependen de aquella como la mexicana, sigue su curso. La realidad es que no. Que Estados Unidos sea por ahora un “oasis” nos habla de las pésimas condiciones económicas y financieras del mundo, pues la aludida “fortaleza” americana llega mientras sigue acumulando deudas, déficit público y su banco central imprimiendo dólares en masa. Cuando estos alfileres se caigan por su propio peso, la nueva crisis que vendrá hará que la de 2008-2009 parezca un día de campo. El oro y la plata, como dinero real, serán reivindicados.

viernes, 28 de noviembre de 2014

OPOSITORES AL ORO ACTÚAN COMO LACAYOS DEL ESTABLISHMENT AMERICANO




Imagen: dailyreckoning.com
La semana pasada, la reportera especializada en metales preciosos, Debbie Carlson (DC), entrevistó al autor de este blog para el diario británico The Guardian, acerca del muy importante referéndum suizo del oro que se celebrará el próximo domingo.

Los detalles del crucial referéndum para el mercado del oro y el mundo entero, los comentamos en: Referéndum: ¿Suiza recuperará su reputación de oro?


Aquí, publicamos la entrevista completa.

DC. Guillermo, mencionaste en Twitter que te ha decepcionado que el referéndum suizo del oro sea poco probable que se apruebe. ¿Por qué es así?

Sí, porque creo que la propaganda negativa está ganando y eso no es bueno para el pueblo de Suiza. Han tenido una reputación financiera impecable durante décadas, y ahora ese buen nombre, su reputación de oro está desapareciendo por culpa de sus burócratas. Si se hacen bien las cosas se obtienen buenos resultados, pero si comienzan a pensar que el papel es dinero y no el oro, como lo ha sido durante miles de años, van a terminar tarde o temprano en la misma débil situación económica de la mayoría de las economías occidentales. Lo que es bueno para el oro es bueno para Suiza. Si el referéndum pasa, más personas en Europa y América despertarán a la realidad: el oro es dinero y está abandonando Occidente, ¡porque en este hemisferio están quebrados! Hay que seguir al oro, no al dinero fíat (de papel).

DC. Mencionaste que el Banco Nacional Suizo (SNB, por sus siglas en inglés) está ha abandonado las políticas de dinero sólido y está siguiendo a otros bancos centrales. ¿Te refieres al tope de apreciación que ha definido para el franco frente al euro? ¿Puedes explicar con más detalle tus preocupaciones acerca de lo que está haciendo SNB?

Sí, exactamente. El SNB ha repetido que defenderá el tipo de cambio 1.20 con el euro con determinación. Cuando estás comprometido con la impresión de moneda en cantidades ilimitadas, estás diciendo básicamente que no te preocupa en absoluto el poder adquisitivo de la población. Estás diciendo también que el banco central es superior a la gente. Eso no es ni bueno ni justo. Ninguna entidad pública o privada debe tener la facultad de decidir en nombre de las personas. ¡Decidamos libremente!

Una cosa más: los economistas afirman que una moneda débil es buena para las exportaciones. Eso puede ser cierto en el corto plazo. Pero a la larga, lo que se necesita es una moneda fuerte y estable con el fin de enviar el mensaje a los inversionistas que pueden hacer sus cálculos económicos sobre una base sólida. Sin una moneda sólida no hay un crecimiento económico sostenible. ¡Dejen que los mercados libres funcionen!

DC. El referéndum será sometido a votación porque reunió 100,000 firmas, pero parece que no va a pasar. ¿Por qué cree que es así? ¿Crees que la caída del precio del oro en los últimos años ha cambiado la mentalidad de la gente con respecto a cuando se propuso el referéndum?

Como ya he dicho, es culpa de la mala propaganda. Los opositores están asustando a los votantes. Los burócratas suizos están actuando como lacayos del Establishment norteamericano.

Creo que la caída del oro en los últimos tres años ha cambiado la mentalidad de muchos, pero principalmente la de los especuladores. Como sabes, las llamadas "manos fuertes" –los verdaderos inversores en oro- tienen un apetito insaciable por el metal, principalmente en Asia. Es por eso que el oro ha estado en backwardation recientemente. No hay suficiente oro físico allá fuera al menos no a los bajos precios actuales. Esa " falta de oferta" aparente es anormal porque el oro es la materia prima con la proporción más alta entre existencias y producción, es decir, siempre debe haber suficiente oro físico en el mercado.

Los suizos deben saber que necesitan más oro, y no menos, debido a su valor -que es diferente de su "precio", como dinero real.

DC. Hablando de la caída del oro, el metal ha perdido una gran cantidad de seguidores ya que alcanzó su punto máximo en 2011. Pero tú aún eres muy pro-oro. ¿Por qué es así? ¿Algo podría cambiar tu punto de vista?

Sí, no hay duda de ello, el oro ha perdido seguidores. Pero, como he dicho en la respuesta anterior aún existe un fuerte apetito por el oro, en particular el oro físico. Olvídate del precio del oro en el  papel, cosa que está muy bien para los especuladores. La verdadera historia se está contando en el mercado físico. Trata de conseguir oro en cualquier tienda en cualquier país del mundo y encontrarás altas primas sobre el precio spot (al contado).

El mercado alcista del oro sigue vivo; estamos en presencia de sólo una corrección. Como sabes, el oro subió durante 13 años consecutivos y eso es muy inusual, esta corrección será inusual también. ¿Puede ir más bajo? Sí. Las correcciones típicas llegan a ser de 40 a 50%, lo que significa que todavía está bien si el oro cae hasta 1 mil dólares la onza o menos. Un alto valor a bajo precio es una buena oferta.

Hay que seguir acumulando tanto oro como se pueda. La situación económica, financiera y monetaria actual en el mundo es terrible. Las deudas siguen creciendo y creciendo, los principales bancos centrales, incluyendo la Fed siguen imprimiendo como locos y manteniendo los tipos de interés artificialmente bajos. Eso no es un estímulo para la economía como afirman los economistas keynesianos, pero sí están inflando burbujas en varios activos como acciones y bonos de todo el mundo, y cuando las burbujas revienten, van a tratar de resolver el problema imprimiendo aún más dinero. Eso va a terminar en un desastre financiero global. Cuando eso suceda, créeme vas a querer tener tu oro tan cerca como sea posible.

DC. A veces las personas que están muy a favor de oro son llamados "gold bugs"¿Tienes alguna opinión respecto a ese término? En otras palabras, ¿te gusta, no te gusta, o te da igual?

No me importa. Si los economistas keynesianos o de las corrientes predominantes nos llaman de esa manera, bueno, entonces suena como un cumplido.

DC. ¿Propones volver al patrón oro? ¿Consideras que sería deflacionario como afirman algunas personas?

Sí. El mundo necesita al patrón oro. Las variaciones de precio no afectan mi punto de vista en absoluto. El mundo ha estado en un ciclo inflacionario oficialmente desde 1971, por lo que puede tratar de luchar contra la deflación, pero al final, la deflación llegará de todos modos. Eso es inevitable. De hecho, las teorías del profesor Antal Fékete (el fundador de la Nueva Escuela Austriaca de Economía, NASOE por sus siglas en inglés) afirman que la política de Operaciones de Mercado Abierto de la Fed tiene el efecto de empeorar la deflación destruyendo capital. En términos simplificados, los especuladores en los mercados de bonos van a comprar los bonos antes de que lo haga la Fed. Cuando la Fed entra al mercado los especuladores venderán esos bonos al banco central a un precio mayor (menor rendimiento). Cada vez que los bonos caen los especuladores entrarán a comprar de nuevo y el proceso se repite. Esto hace de los bonos una especulación "libre de riesgo". Así, la impresión de moneda no va a crear puestos de trabajo, pero sí va a inflar burbujas principalmente en los mercados de bonos. Dos cosas van a suceder: la Fed (y otros bancos centrales) mantendrán permanentemente la impresión monetaria y las tasas de interés seguirán cayendo también. El resultado es la deflación y la destrucción de capital.

La deflación no es la causa sino el efecto de la manipulación de moneda y de las tasas de interés que hace el banco central. Por cierto, el oro es visto como una cobertura contra la inflación. Eso es cierto. Pero en un entorno deflacionario el oro es tu protección contra el colapso total del sistema monetario. Ellos (el gobierno y el banco central) pueden destruir el capital pero no pueden destruir al oro y la plata.

Así, que no. El patrón oro no sería deflacionario. El patrón oro proporcionaría una estructura fuerte y estable para las tasas de interés, ese es el punto. Los precios deben fluctuar todo el tiempo de acuerdo a la oferta y la demanda.

DC. Muchas gracias, Guillermo


Un placer, Debbie.

jueves, 27 de noviembre de 2014

SWISS BUREAUCRATS ARE ACTING LIKE LACKEYS OF THE AMERICAN ESTABLISHMENT




Image: dailyreckoning.com
Last week, The Guardian’s Debbie Carlson (DC) interviewed Guillermo Barba on the next Swiss Gold Referendum.
Here, we have posted the entire interview. Enjoy.
DC. Guillermo, you mentioned on Twitter that you were disappointed that the referendum was unlikely to pass. Why is that?
 Yes, because I think negative propaganda is winning and that's not good for the people of Switzerland. They've had an impeccable financial reputation for decades, and now that good and “golden” reputation is vanishing due to their bureaucrats. Keep doing the right things and you will get good results, but if you begin to think that paper is money and not gold as it has been for thousands of years, well you are going to end sooner or later in the same weak economic situation than most of Western economies. What's good for gold is good for Switzerland. If the referendum passed more people in Europe and America would wake up to reality: gold is money, and it is going away from the West because they are broke! Follow gold, not fiat money.
DC. You mentioned that the SNB is getting away from sound money policies and following other central banks. Are you referring to the floor it has vs the euro? Can you explain further your concerns about what the SNB is doing?
 Yes, exactly. The SNB repeated it will defend 1.20 cap with determination. When you are committed to printing currency in unlimited amounts you are basically saying that you do not care about people's purchasing power. You are saying also that the Central Bank is superior to the people. That's neither good nor fair. No public or private entity should be given the power to decide in the name of the people. Let them decide freely!
One more thing: mainstream economists claim that a weak currency is good for exports. That may be true in the short term. But in the long run what you need is a strong and stable currency in order to send the message to investors that they can make their economic calculations on a solid basis. No solid currency means no sustainable economic growth. Let free markets work!
DC. The referendum was able to get on the ballot because it had 100,000 signatures, but it looks like it won’t pass. Why do you think that is the case? Do you think gold’s tumble in the past few years has changed people’s mind about having such a hard peg versus when it was proposed?
 As I already said, it's bad propaganda’s fault. Opponents are scaring voters. Swiss bureaucrats are acting like lackeys of the American establishment.
I think gold's tumble in the last three years has changed many minds, but those are mainly speculators' minds. You know, the so called "strong hands" -the real gold investors- have an insatiable appetite for gold mainly in Asia. That's why gold has been in backwardation recently. There is no enough physical gold out there at least not at the current low gold prices. That apparent "lack of supply" is abnormal because gold is the commodity with the highest stocks-to-flow ratio, i.e. there should always be enough physical supply.
 The Swiss should know that they need more gold, not less, because of its value –which is different from its 'price', as real money.
DC. Speaking of gold’s tumble, the metal has lost a lot of fans since it peaked in 2011. But you’re still very pro-gold. Why is that? Would anything change your mind?
 Yes, no doubt about it. But, as I said in the previous answer there is still strong appetite for gold, in particular, physical gold. Forget about the paper gold price, that's fine for speculators. The real story is being told in the physical market. Try to get gold at any store at any country and you will find high premiums over spot price.
Gold's bull market is still alive; we are witnessing just a correction. You know, gold went up for 13 years in a row and that is very unusual, this correction will be unusual too. Can it go lower? Yes. Typical corrections can be 40 to 50% that means that it is still OK if gold tumbles to $1,000 oz. or less. High value at a low price is a good deal.
 Keep accumulating as much gold as you can. The current economic, financial and monetary situation in the world is terrible. Debts keep growing and growing, all major central banks including the Fed are still printing currency like crazy and keeping artificially low interest rates. That is not a stimulus for the economy as Keynesian economists claim, they are inflating bubbles in several assets like stocks and bonds around the world and when the bubbles pop, they will try to solve the problem printing even more currency. That will end in a global financial mess. When that happens, believe me you will want to have your gold as close to you as possible.
DC. Sometimes people who are very pro-gold are called “gold bugs.” Do you have any feeling about that term (in other words, do you dislike it, or do you like it, or do you not care?).
 I do not care. If Keynesians or mainstream economists call us that way, good, it sounds like a compliment.
DC. Do you propose returning to a gold standard? Why or why not, and how does the drop in gold prices affect your view on that, if at all? Would you consider a return to a gold standard deflationary, as some people have said?
Yes. The world needs the gold standard. Prices do not affect my view at all. The world has been in an inflationary cycle officially since 1971, so you can try to fight against deflation but in the end, deflation will come anyway. That's unavoidable. In fact, Prof. Antal Fekete's theories (the founder of the New Austrian School of Economics, NASOE) state that Fed's policy of Open Market Operations have the effect of making deflation worse by destroying capital. In very simplified terms speculators in the bond markets will buy the bonds in anticipation of Fed purchases. When the Fed comes in speculators will sell those bonds to the Central Bank at a higher price (lower yield). Whenever bonds fall speculators buy them again and the process repeats. This makes bond speculation "risk-free". So, printing currency will not create jobs nor stimulate the economy, but it will inflate bubbles mainly in the bond markets. Two things will happen: the Fed (and other central banks) will keep printing currency by buying bonds and interest rates will keep falling too. The result is deflation and capital destruction.
Deflation is not the cause but the effect of the Central Bank manipulation of currency and interest rates. By the way, gold is viewed as a hedge against inflation. That's true. But in a deflationary environment gold is your hedge against the complete collapse of the monetary system. They (the government and the central bank) can destroy capital but they can't destroy gold and silver.
So, no. The gold standard would not be deflationary. The gold standard would provide a strong and stable interest rate structure, that's the point. Prices should fluctuate all the time according to supply and demand.

DC. Many thanks, Guillermo
My pleasure, Debbie.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

DÍAS DECISIVOS SE VIVEN EN EL MERCADO DEL ORO




Imagen: The Guardian
La semana pasada le informé que el oro de las reservas internacionales de Ucrania habría sido “saqueado”, y que el destino probable era la Reserva Federal de Nueva York (NY). Aunque en el papel el Banco Nacional de ese país (BNU) contaba al cierre de septiembre con poco más de 40 toneladas del metal precioso, la más reciente actualización reportada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) al corte de octubre, revela que ya solo le quedan 26 tons.

Es decir, en el transcurso de un mes los ucranios vendieron un total de 14 toneladas de oro de sus reservas. Esta cantidad equivale a casi el 80 por ciento del total de lingotes que se habrían llevado los americanos (17.7 tons.). Si el BNU aún conservaba algún derecho en el papel sobre ellos, ahora ha perdido lo último que les quedaba a cambio de muy poco, pues decidió liquidar ese oro durante el mes en que se tuvieron los peores precios por onza de los últimos cuatro años. Pésima decisión.

Mal y de malas, Ucrania ha estado consumiendo sus reservas internacionales desde mayo, que se han desplomado 30 por ciento en solo cinco meses. Ya sin oro físico que los respalde, los ucranios se han rendido por completo ante el sistema monetario occidental, justo en el momento en que otros países como China y Rusia, se preparan para su colapso.

Otros más, como es el caso de Holanda, también están tomando medidas al respecto. No por nada anunciaron el viernes pasado la repatriación de 122.5 toneladas de oro, que llegaron en secreto a Ámsterdam procedentes de NY.

De manera que el oro vive días y horas decisivos.

Y es que a este movimiento por la repatriación de reservas de oro, se siguen sumando adeptos. Por ejemplo, la principal oposición pide que Francia haga lo propio. La líder derechista Marine Le Pen publicó este lunes una carta abierta al gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, para que se ordene la “urgente” repatriación del oro francés. Le Pen pide además que se suspenda todo programa de ventas del metal precioso y una gradual conversión de las reservas de divisas en él hasta alcanzar el 20 por ciento del total que recomienda, aprovechando cada caída significativa del precio por onza.

Por último, debemos resaltar que el próximo domingo Suiza celebrará ya su referéndum para decidir sobre tres aspectos fundamentales: si los suizos quieren que el Banco Nacional incremente sus reservas de oro a 20 por ciento del total, si creen que el SNB debería detener sus ventas del metal precioso y si consideran que todos sus lingotes deberían ser repatriados a territorio nacional.
Esta propuesta conocida como “Salvemos Nuestro Oro”, enfrenta por desgracia para ese país la dura oposición del gobierno y el banco central, leales a los intereses de Estados Unidos. Las encuestas más recientes anticipan que la votación mayoritaria será por el “no”, a causa de la campaña de miedo que se ha orquestado en su contra. Lo único que en realidad quieren los políticos suizos es seguir teniendo el privilegio de manipular el mercado de divisas imprimiendo cantidades ilimitadas de francos para devaluarlo.

Hay analistas que anticipan que, de ganar el “sí”, el precio del oro se dispararía, pues el SNB tendría que comprar unas 1,500 toneladas durante los próximos cinco años. Bajo esa lógica, un “no” pegaría duro a los precios. No obstante, sin importar lo que suceda en el corto plazo con el referéndum suizo, lo cierto es que el gran movimiento mundial por el oro seguirá avanzando, y el protagonista, es el continente asiático.

Así que aquellos que se están rezagando como México, que se niega a repatriar sus reservas áureas desde Londres, más valdría que aceleraran el paso. Hay más oro en el papel del que es posible entregar en físico, por lo que debemos prepararnos para el inevitable momento en que el castillo de naipes de la impresión desenfrenada de billetes en el mundo, colapse por su propio peso. Una gran depresión, llama a la puerta.

domingo, 23 de noviembre de 2014

OTRA SEÑAL: HOLANDA RETIRA SUS RESERVAS DE ORO DE NY




DNB: foto WSJ
El viernes pasado, el Banco de los Países Bajos –u Holanda como se le conoce comúnmente– anunció un “ajuste a su política de localización de inventarios de oro”, que levantó muchas cejas: sacó de plano 122.5 toneladas de oro de la Reserva Federal (Fed) de Nueva York para llevárselas a Ámsterdam. El total retirado equivale a cerca de 5 mil millones de dólares, y a casi la totalidad de reservas de oro del Banco de México (Banxico), de apenas 123.1 tons.

Como saben los amables lectores de este blog, el mundo está cambiando a una velocidad vertiginosa, y en materia monetaria, esto se está reflejando en la huída masiva de oro desde Occidente hacia Oriente. El oro nunca se equivoca: siempre va donde están la abundancia, el ahorro y la riqueza, nunca se queda en manos quebradas.

Es así que el fraudulento e insostenible sistema monetario basado en el dólar, está mandando señales muy claras de agotamiento.

Aunque todavía son minoría, allá fuera hay mentes inquisitivas que se están dando cuenta de que lo mejor, es irse preparando para el momento del colapso. Por eso tanto inversores individuales como institucionales y hasta bancos centrales, están comenzando a atesorar todo el oro que pueden en forma física, que es la única forma de inversión real. La compra de “oro” papel es mera especulación con grandes riesgos.

Por eso en esta columna hemos hecho llamados explícitos a nuestros lectores para que, si tienen oro o plata en manos ajenas, reclamen cuanto antes su entrega material. Esa recomendación la hemos convertido en exigencia para el Banxico, que tiene insignificantes 3 toneladas en sus bóvedas mientras el grueso de sus tenencias, 120 tons., se supone que están custodiadas en el Banco de Inglaterra (BoE por sus siglas en inglés). Por desgracia, nuestra demanda de que el poco oro de las reservas de México sea repatriado, no ha merecido ninguna respuesta positiva por parte de la institución que gobierna Agustín Carstens.

Muy distinta es la situación de otros bancos centrales que cada día atienden nuestras voces de alerta. En el pasado, el caso más destacado había sido el de Alemania, que a principios de 2013, dio a conocer que por medio de un lentísimo proceso de repatriación, transportaría de la Fed de NY a Fráncfort un total de 300 tons. de oro. El proceso concluiría en 2020, por lo que cada año en promedio debía recuperar al menos 60 tons. Para “sorpresa” de propios y extraños, el año pasado los alemanes sólo recibieron 5 tons. A ese ritmo les tomaría 60 años repatriar sus lingotes, en vez de siete. Se esgrimieron toda clase de pretextos de “logística” para este retraso, pero lo cierto, es que todo se resume en que los americanos no le quisieron entregar su oro al Bundesbank (banco central alemán).

Estados Unidos le recordó así por vías diplomáticas al gobierno de Angela Merkel quién es el que manda, y como fieles lacayos, los funcionarios alemanes agacharon la cabeza. Todo indica que el Bundesbank ha decidido desistirse de su demanda de repatriación. El banco privado más importante de ese país, el Deutsche Bank, en un reporte firmado por el analista de investigación Robin Winkler, confirmó que “dificultades diplomáticas” fueron la probable causa del retraso. Y es que ya a principios de siglo el Bundesbank repatrió en total 930 toneladas del oro alemán situadas en el BoE, así que no deberían tener problema alguno en preparar la logística para solo 300 toneladas.

Pero esta vez fue el Banco de Holanda (DNB) el que le puso la muestra a todos: primero organizó durante meses las medidas de seguridad y luego concluyó la repatriación del oro en secreto este mismo año. Concluido el proceso, lo hizo público. Con la política de distribución anterior, 51% de sus reservas áureas (612.5 tons.) estaba en Estados Unidos. Ahora, solo dejó el 31%. El resto está ya en Ámsterdam (31%), Ottawa (20%) y Londres (18%).

El comunicado oficial afirma que de este modo, el “DNB está en línea con otros bancos centrales que mantienen gran parte de sus inventarios de oro en sus propios países […], esto puede tener también un efecto positivo en la confianza del público.” El portal Telegraaf.nl informó que el portavoz del DNB dijo que ya no era aconsejable mantener la mitad de su oro en Estados Unidos, "tal vez eso fue durante la Guerra Fría, no ahora”, concluyó. Según Dutch News, la cadena pública de televisión NOS confirmó que el traslado de los lingotes se hizo por barco.


De manera que ni Alemania, ni México ni ningún otro país tiene pretexto válido para no repatriar su tesoro, o al menos parte de él cuanto antes. Los holandeses ya hicieron lo correcto. Ahora, los demás deben apresurar el paso, porque el tiempo, juega en nuestra contra.

viernes, 21 de noviembre de 2014

MÉXICO NECESITA LIBERTAD




Imagen:
elcentrohistoricocdmx.blogspot.com
Ayer diversos grupos de manifestantes salieron de nueva cuenta a las calles en diversas ciudades del país y del extranjero. Desde los pacíficos estudiantes hasta los grupos violentos que con mayor frecuencia se presentan, se expresaron con varios gritos de batalla en nombre de los desaparecidos de Ayotzinapa. Uno de los más repetidos es sin duda “¡Que renuncie el Presidente!” y varias consignas similares. Eso está muy bien. La libertad de expresión no debe coartarse bajo ninguna circunstancia.

Es comprensible el sentimiento de malestar y hartazgo de la mayoría de los mexicanos, incluido el de quien esto escribe, por vivir en un país en el que las oportunidades para los jóvenes son mínimas, los empleos escasos y los ingresos bajos. También porque no existe el imperio de la ley y el Estado no garantiza una de sus obligaciones primarias: la integridad física de las personas y de sus bienes. Tenemos miedo y por desgracia, esa es la permanente “normal” en México. Todos lo sabemos.

La peor parte es que no se vislumbra quién pudiera cambiar esta situación en el corto plazo, y el gobierno federal por los resultados alcanzados hasta hoy, no será quien lo haga. Nuestro problema es sistémico.

Por eso, el mejor ángulo desde el cual debe verse lo que está sucediendo en el país, es el de la falta de libertad. Poco se habla de ello pero, la solución real a la crisis económica, política y social que vivimos no puede pasar por otro camino.

Según la primera acepción de esa palabra en el diccionario de la Real Academia Española, libertad es la “Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.” El garante de esa libertad, por supuesto, no puede ser otro que el Estado, sin el cual, la convivencia civilizada no puede perdurar. El respeto a los derechos ajenos se tiene que hacer valer y quien los quebrante, tiene que ser castigado en consecuencia, sin excepciones. De ahí que resulte indispensable que la estructura estatal cumpla de manera eficaz y eficiente con sus funciones o no puede haber libertad.

No por nada en México la violencia en distintas formas se ha vuelto una constante. Si el encargado de hacer valer la ley siempre por medio de la violencia legítima no cumple con su cometido, entones el resultado no puede ser otro que la corrupción, la impunidad y el auge del crimen. En lo económico eso se reflejará en un bajo nivel de crecimiento y desarrollo, pues la abundancia y la prosperidad solo pueden habitar donde exista la libertad. Y es que, ¿cómo podría prosperar una nación en la que el respeto a la propiedad privada y el derecho a conservar lo ganado sea opcional o condicionado a la voluntad de alguien en el gobierno o el crimen organizado? Eso no es posible, como tampoco el que se pueda atraer inversiones ni que los empresarios hagan un adecuado cálculo económico sin un mercado libre. La consecuencia inevitable es estancamiento y pobreza.

De modo que un Estado que no da libertad, para poder sobrevivir a trompicones, tiene que recurrir a falsos remedios decididos y de facto para sobrellevar la justificada inconformidad de las personas. Entre ellos se incluyen la tolerancia a la corrupción –bajo la idea de que si todos somos corruptos entonces lo más conveniente es no hacer nada, sino formarse en la fila a esperar el turno–, la complicidad entre los criminales y autoridades de todos niveles para mantener la “paz” en sus zonas de influencia, la aplicación selectiva de la ley y un interminable etc.

En lo económico ese Estado inoperante recurrirá a políticas socialistas para contener el descontento. Eso asegura que los gobiernos tenderán permanentemente a tener presupuestos deficitarios, deudas crecientes e inflación. Todo, con tal de dotar a los ciudadanos de toda clase de “beneficios”, subsidios y supuestos “derechos” para evitar cualquier peligrosa insurrección social. Lo malo es que olvida que lo que se le carga al gobierno, lo terminamos pagando nosotros y con intereses. Sobra decir que la mano del fisco y su carga impositiva recaerán con más fuerza sobre aquellos con mayores ingresos, pues el problema, dicen, es la “desigualdad”. Un sofisma.

El Estado pues, ante el temor que le produce su incapacidad de garantizar la libertad de las personas, se meterá hasta los más profundos recovecos que encuentre para intentar controlarlo todo, incluido los precios. La paranoia estatal por tanto, tenderá a sobrerregular y a tratar a sus ciudadanos como si fueran niños. Así, decide lo que “está bien” y lo que “está mal” para ellos.

La guerra contra las drogas es quizá uno de los mejores ejemplos. Por cierto, la prohibición dota de amplios recursos y poder al crimen organizado –al vender productos por encima del precio que le daría el mercado libre si fuesen legales, para seguir corrompiendo a las autoridades. El círculo se cierra.

Por eso México necesita libertad, le urge.

Todos los simpatizantes de la causa de Ayotzinapa están en lo cierto, México necesita cambiar. Pero el centro de su lucha y la de todos debe ser la demanda de libertad y un Estado que la garantice. Se equivocan si creen que con la renuncia del presidente el ansiado cambio llegará. Para decirlo claro, ningún partido político actual nos puede sacar del agujero en el que estamos por una sencilla razón: todos, en mayor o menor grado están por el intervencionismo estatal. En otras palabras, no están por defender nuestra libertad. Cambiar de nombres y siglas no servirá de nada, si la idea común en ellos es que pueden saber mejor que nosotros qué es lo que nos conviene.


Pero nadie puede perseguir mejor el bienestar propio que uno mismo. Ese es el cambio original que necesitamos, señoras y señores políticos. Por ello, las altas y genuinas metas a las que aspiramos como sociedad, pasan por la plena libertad individual. Llegó la hora de dar el paso.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

UCRANIA LO ADMITE: LE SAQUEARON SUS RESERVAS DE ORO





Válery Gontareva, Gobernadora
del BNU.
En marzo pasado informamos la noticia –no confirmada por fuentes oficiales– de que el oro de las reservas internacionales de Ucrania, había sido sacado del país. El destino probable era la Reserva Federal (Fed) de Nueva York. La única fuente disponible fue la del periódico Iskra News. Según su crónica, el avión con el cargamento áureo despegó del aeropuerto internacional de Boryspil. Las cajas que se presume contenían los lingotes habrían sido subidas a la nave por quince personas uniformadas de negro, con máscaras, chalecos antibalas y armados con ametralladoras.

Así las cosas, en ese momento dijimos que dadas las circunstancias de ese país, no era descabellado que así hubiese ocurrido: los americanos les estarían cobrando el precio de su “liberación” en oro puro, al tiempo que Alemania les demandaba a su vez la repatriación de buena parte de sus tenencias del metal precioso, supuestamente, resguardadas en la Fed.

Sin embargo, esta vez nadie menos que la propia gobernadora del Banco Nacional de Ucrania (BNU), Válery Gontareva, reveló en una reciente entrevista televisiva que “en las bóvedas del banco central ya casi no queda nada de oro. Hay una pequeña cantidad de lingotes restante, pero es solo el 1% de las reservas”.

Esto llama la atención por varias razones. En primer lugar, en febrero de este año –cuando entraron en funciones las nuevas autoridades que desplazaron al defenestrado presidente Víktor Yanukóvich, el Consejo Mundial del Oro (WGC, por sus siglas en inglés) reportó que las reservas áureas ucranianas eran de 42.3 toneladas. De ellas, según el portal Rusila.su, solo 21 tons. se encontraban físicamente en bóvedas del BNU. La revelación la habría hecho Sergei Arbuzov, gobernador del banco central ucranio de 2010 a 2012.

No obstante, gracias a lo comentado por Gontareva podemos hacer algunos cálculos interesantes. Si usamos las cifras de reservas internacionales del BNU (12,586.69 millones de dólares) y el precio del oro (aprox. 1165 dólares la onza) ambos al cierre de octubre, podemos estimar que  en sus bóvedas hay poco más de 108 mil onzas troy, equivalentes a 3.3 tons. de oro físico. Si según Arbuzov antes había 21 tons., ¿adónde fueron a parar las 17.7 tons. restantes? Y más importante, ¿quién se las llevó y a cambio de qué?

La versión aludida al principio de este artículo, retoma fuerza: se las llevaron los americanos.
Es conveniente señalar que al corte de septiembre de 2014, el WGC registró para Ucrania un total de 40.4 toneladas. Eso significa que de febrero a septiembre, el BNU vendió 1.9 tons. –no se sabe si en oro papel o lingotes, en un período en el que el precio por onza se venía abajo. Pésima jugada. Pero incluso si suponemos que vendió en físico y restáramos esas casi 2 tons. de las 17.7 tons. que ya salieron de Ucrania, hablamos de que por lo menos 15.8 tons. que antes tenían, fueron intercambiadas por un simple papel. Dada la cerrazón de la Fed a revelar información, es muy probable que sí, ahí haya dado a parar el oro ucraniano. Los saquearon.

En suma, los habitantes de ese país están cada vez peor. No sólo su banco central está liquidando su de por sí poco oro en muy mal momento, sino que además, los contados lingotes que antes estaban en sus bóvedas, se han esfumado. Nunca los volverán a ver.

A la hora crítica, de nada les servirán 3.3 toneladas de oro físico si el resto de sus reservas áureas (37.1 tons.) son de metal imaginario, por estar en bóvedas extranjeras.

A propósito y hablando de países sumisos al sistema, México está proporcionalmente peor que Ucrania. Mientras esta tiene el 1% de sus reservas en lingotes dentro de su territorio, nuestro país cuenta con apenas 3.1 tons. en el Banxico, que corresponden al 0.06% del total de reservas internacionales. El resto, 120 tons., se supone que está en el Banco de Inglaterra.

Como aquí hemos aseverado, Ucrania sólo está siendo utilizada por los intereses estadounidenses. El propósito es acorralar a Rusia en su propio vecindario, y este conflicto, es el pretexto perfecto para imponer sanciones a Moscú, que con razón se resiste a la hegemonía de Estados Unidos. Mientras tanto, los ucranios, son los que más tienen que perder en esta disputa. No le importan un comino a Washington.


Se confirma por desgracia lo que aquí decíamos en marzo: Ucrania se ha quedado sin oro, está quebrada y ya perdió la península de Crimea. Un precio demasiado alto le ha costado la sumisión de su clase gobernante ultranacionalista a los intereses occidentales, y lo peor, es que al final les terminarán dando la espalda. Su sueño de ingresar a la OTAN tampoco pasará de ahí. Los ucranianos fueron engañados, utilizados y saqueados por el gobierno de Obama con la bandera de la “libertad”, y la resaca, apenas comienza.